Fototerapia

La fototerapia es una forma de tratamiento para el vitiligo que consiste en la aplicación de radiación ultravioleta sobre las manchas de vitiligo. Esta radiación puede provenir de la luz solar o más normalmente de fuentes de rayos UVA o UVB. Las radiaciones ultravioleta son, al igual que la luz visible a nuestros, ondas electromagnéticas. La diferencia entre las ondas (UV) y el visible (VIS) es que las primeras son más cortas en longitud, estando entre los 15 y 400 nm, mientras que las visibles por el ojo humano van de los 400 a los 700 nm. El ultravioleta se divide en distintas bandas. Las que se emplean en el tratamiento del vitiligo son las bandas ultravioleta A (UVA) y B (UVB) que son las que preceden inmediatamente al visible con entre 315 y 400 nm y entre 280 y 315 nm respectivamente. La menor longitud de onda implica una mayor frecuencia, energía y poder de penetración. De esta forma, las ondas UV son capaz de penetrar en la piel humana unos milímetros, pudiendo así acceder a las células afectadas por vitiligo.

Existen distintas variedades de tratamiento para el vitiligo basado en fototerapia. Destacan la aplicación de rayos UVA combinada con la administración o aplicación de psoralen en el denominado tratamiento PUVA, la aplicación de rayos UVB de banda estrecha y la fototerapia por láser de excímeros. También es posible emplear la luz solar natural para tratar de reducir las manchas en la denominada helioterapia.

El tratamiento PUVA ha mostrado ser efectivo en la reducción de las manchas de vitiligo. PUVA consiste en la administración via oral o tópica de psoralen junto a la aplicación de sesiones de fototerapia de rayos UVA. El psoralen es el principio activo de la psoralea, una  planta que crece naturalmente en China. Esta variedad de fototerapia se ha empleado junto a injertos de células de la piel procedentes de áreas no afectadas por vitiligo mostrando un elevado porcentaje de éxito y muy baja tasa de reaparición de las manchas.

La aplicación de fototerapia de rayos UVB de banda estrecha en las manchas de vitiligo ha mostrado producir resultados tan visibles como el tratamiento PUVA. Un estudio de 1997 encontró que tras 12 meses de tratamiento un 63% de los pacientes de vitiligo conseguían la repigmentación de las manchas de vitiligo. El tratamiento UVB parece además ser más seguro que otras formas de fototerapia, especialmente en lo referente al incremento en el riesgo de sufrir melanoma. La radiación UVB de banda estrecha se concentra en una pequeña banda de frecuencias en las que resulta muy energética, lo que permite que la radiación total aplicada sea menor que en otras técnicas de fototerapia.

Fototerapia y vitiligo
Paciente con vitiligo no segmentario (simétrico) antes y tras 6 eses de tratamiento con fototerapia de rayos UVB de banda estrecha en su pierna izquierda (Hamzavi, 2004)

El láser de excímeros es un caso extremo de rayos UVB de banda estrecha y permite resultados mucho más rápidamente que otros métodos. En esta variedad de fototerapia, la radiación está concentrada casi en una sola frecuencia, en un haz de luz muy coherente (LASER). Un estudio de 2002 mostraba que tras cuatro semanas de aplicación un 57% de los pacientes conseguía la repigmentación de los parches de vitiligo.

La eficacia de la luz solar natural contra el vitligo es limitada y suele emplearse junto a otros tratamientos de uso tópico o administración ora que actúan sobre los melanocitos o las células del sistema inmune como el tacalcitol o el tacrolimus. La exposición continuada a la radiación solar puede incrementar el riesgo de sufrir cáncer de piel a largo plazo.

Actualmente existen métodos de aplicación de fototerapia desde casa, pudiéndose adquirir generadores de rayos UVB de banda estrecha y de rayos UVA con aplicadores de mano o en pantallas de luz para su uso en el tratamiento del vitiligo. Estos sistemas pueden ser empleados con otros productos como el psoralen que actúen sobre las celulas de la melanina, también disponibles en forma de cremas o pomadas para su adquisición de forma libre. El precio de los equipos de fototerapia desde casa se ha reducido considerablemente en los últimos años.

Referencias